top of page

La importancia de tener un protocolo para prevenir los casos de violencia doméstica en el trabajo

Updated: May 9, 2023

Recientemente, se publicó en la revista de seguros insurancejournal.com un caso en donde ocurrió un asesinato en el lugar de trabajo, relacionado a violencia doméstica, que es una variante, en muchos casos, de violencia de género. Específicamente, una ex pareja, acudió al lugar de trabajo de la víctima armado con una pistola y, sin mediar palabra alguna, le disparó en varias ocasiones, matándola en el acto. La víctima anteriormente había sido secuestrada por su ex pareja a punta de pistola y había solicitado una Orden de Protección, la cual le fue concedida. La víctima, con la Orden de Protección en mano, acudió a su patrono para solicitar un traslado a otra tienda, ya que su ex pareja conocía su lugar de trabajo y temía por su vida. Sin embargo, dicha petición fue denegada por el patrono y no se establecieron medidas adicionales, más allá de que quedara constancia en el record de que tenía a su favor una Orden de Protección.

Sin entrar en detalles en cuanto a si es correcta o no la determinación de la aseguradora, desde el punto de vista de seguros y las pólizas aplicables, lo que esta historia nos lleva a reflexionar es sobre la importancia de tener protocolos para prevenir y manejar los casos de violencia doméstica en el lugar de trabajo. En Puerto Rico, es requisito de Ley que los patronos tengan un Protocolo para Prevenir y Manejar los Casos de Violencia Doméstica y, además, deben dar adiestramiento razonable a sus supervisores y gerentes sobre el manejo de los casos de violencia doméstica en el lugar de trabajo. Este protocolo ayuda a prevenir tragedias y a reducir la probabilidad de que ocurran historias, como la que estamos reseñando aquí.

Posiblemente, si esta historia hubiese ocurrido en Puerto Rico (el evento ocurrió en Texas), el patrono, al enterarse sobre la existencia de la Orden de Protección y el secuestro previo, hubiera trasladado a la empleada a otra tienda o hubiese establecido un plan de acción para manejar este caso de violencia doméstica, el cual, posiblemente, hubiese prevenido esta tragedia. Un protocolo para prevenir y manejar casos de violencia doméstica a veces contienen pasos o esfuerzos que no son onerosos para el patrono, pero tienen mucho valor para proteger el capital humano. Algunos ejemplos de planes de acción que efectué cuando fungí como Gerente de Recursos Humanos, se encontraban modificaciones en los horarios o traslados a otras sucursales a las víctimas, refuerzos en las medidas de seguridad, como instalación de cámaras o colocación de guardias de seguridad en los predios, e, incluso, establecer un plan de comunicación para notificar y alertar a los empleados de la sucursal sobre la información y foto del posible agresor, para que estén alertas a su presencia. Son pequeños pasos que, además, de constituir cumplimiento con la Ley, pueden hacer la diferencia para proteger la vida, no tan solo de la víctima, sino también de los compañeros de trabajo, visitantes y clientes. Igualmente, con estos planes de acción hasta se protege la reputación del negocio, ya que este triste caso, lo han bautizado como el asesinato del restaurante donde ocurrió esta tragedia. Los titulares no mencionan el nombre de la víctima ni del agresor, sino el del restaurante donde ocurrió el asesinato.

Esto nos lleva a reflexionar: ¿Tenemos un Protocolo para Prevenir y Manejar los Casos de Violencia Doméstica, según requiere la ley local? ¿Hemos dado el adiestramiento adecuado a nuestros líderes, supervisores y empleados sobre el manejo de situaciones de violencia doméstica en el lugar de trabajo? ¿Qué estamos haciendo como patronos para proteger al capital humano, clientes y reputación del negocio, sobre posibles casos de violencia doméstica en el lugar de trabajo? La contestación a estas interrogantes pueden ayudar a salvar vidas y a evitar una tragedia como la ocurrida en Texas.



37 views0 comments

Comentários


bottom of page